ustream
instagram
twitter
facebook
Federación Mexicana de Beisbol
World Baseball Softball Confederation
Ligas Pequeñas de Beisbol
Wilson
Marca Claro
Semblanza de Fernando

Semblanza de Fernando "El Toro" Valenzuela.

Miguel Soria/Prensa LTTB | 23 de Noviembre de 2016

En la década de los ochenta una estrella del “Rey de los Deportes” estaba brillando. Fernando “El Toro” Valenzuela Anguamea, nació el 1 de Noviembre en un pueblito ubicado entre Obregón y Navojo, en Sonora, Etchohuaquila lleva por nombre el municipio donde creció “El Toro”.

De una familia grande, el número 12 de los hijos de Avelino Valenzuela y Hermenegilda Anguamea, habitantes originarios del campo, que vivían en una casa pequeña de adobe y paja.

Con tan solo 13 años, Fernando ya destacaba por su forma de lanzar la pelota con ese brazo izquierdo, que más tarde se volvería envidiable por muchos beisbolistas. No obstante comenzó jugando por el jardín derecho, por iniciativa propia y por aburrimiento en esa posición, decidió pedir la oportunidad de probar como pitcher y desde ese día por la buena actuación mostrada comenzó a ser el lanzador oficial.

A los 17 años por el buen juego que había mostrado al representar a pueblo en un torneo de estrellas en Ciudad Obregón, ganó el premio al Jugador Más Valioso, ya llamaba la atención de varios scouts. Por lo anterior, Valenzuela fue llamado por los Tuzos de Silao, en Guanajuato.

En una de las tantas buenas actuaciones en Silao, ya había sido visto por Mike Brito, scout de talentos de Los Dodgers, para las grande ligas. De esta manera “El Toro” consigue llegar a las Grande Ligas, sin embargo tenía que aprender más recursos de lanzamiento, por lo que le enseñaron el famoso “tirabuzón”, el cual más tarde se volvería en su arma principal cuando se paraba en la lomita. Sin imaginarse que a los 20 años debutaría en las Grandes Ligas. 

El 15 de Septiembre llegó el debut soñado de Fernando, Tom Lasorda, llama al sonorense para lanzar ante los Astros de Houston.

Apodado “El Toro” por su gran corpulencia; de llegar como un auténtico desconocido se convirtió en el mejor beisbolista de Estados Unidos y México, desatando una “Fernandomanía”.